sobre el Proyecto

La migración siempre pone a prueba y a menudo afecta la salud y el bienestar de los migrantes y sus familiares. Los migrantes sanos suelen enfermar debido a las condiciones estresantes de la migración, los migrantes suelen regresar a sus lugares de origen con una salud mental y física deteriorada, y los familiares de los migrantes que se quedan atrás suelen desarrollar problemas psicológicas y corporales. Todos estos procesos insalubres tienen consecuencias no solo a nivel personal y familiar, sino también a nivel comunitario, generando un impacto en la salud pública en las comunidades de envío, tránsito y recepción. Además, el empeoramiento de las condiciones de vida que rodean a los migrantes y sus familiares en sus lugares de origen, la calidad cada vez más precaria y peligrosa de los viajes migratorios, y la creciente hostilidad contra los inmigrantes en tránsito y en los países receptores han deteriorado aún más los estados de salud en general. Los desafíos de salud de las poblaciones migrantes están, sin duda, en aumento. Sin embargo, los efectos que la migración tiene en la salud individual, familiar y colectiva no se incluyen en la educación de los profesionales de la salud ni son ampliamente difundidos entre las poblaciones migrantes. Del mismo modo, no se tienen en cuenta en las políticas de migración o de salud ni se utilizan para coordinar las dos de manera sistemática o eficiente.

 

Este dilema ha llamado la atención de los proveedores de salud y los defensores de los migrantes que se han dedicado a reducir las disparidades de salud entre las poblaciones de migrantes y no migrantes durante varias décadas. Uno de estos grupos invitó a la socióloga Roberta Villalón a unirse a sus esfuerzos y diseñar un proyecto de investigación bilingüe, transnacional y activista sobre el caso ecuatoriano en el contexto latinoamericano. En 2015, comenzó a trabajar con un equipo interdisciplinario en el Instituto de Salud y Migración del Hospital de la Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador con el apoyo de Rielo Institute for Integral Development (RIID). En 2016 y 2017, regresó a Ecuador para desarrollar el trabajo de campo como becaria de la Comisión Fulbright y en 2018, el proyecto se expandió a España gracias a una subvención para investigaciones globales de Catholic Relief Services (CRS). La recolección de datos se realizó desde 2015 hasta el 2019 en Ecuador, Estados Unidos y España, con la participación de migrantes y familiares ecuatorianos y también migrantes de otros países de la región como Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Brazil, Paraguay, Uruguay, Dominican Republic, Cuba, Puerto Rico, Mexico, Guatemala, Honduras, El Salvador, and Nicaragua. 

En línea con el enfoque activista del proyecto, que incluye talleres comunitarios bilingües y desarrollo curricular con el fin de mejorar la salud y el bienestar de las comunidades migrantes, se ha trabajado con un grupo de artistas y diseñadoras (Abraham SalazarNikola VenglarovamAliyah CampbellKayana Ternize y Arecis Tiburcio Zane) para desarrollar materiales de instrucción gráfica sobre este tema. Este sitio de internet de acceso abierto en español incluye las ilustraciones realizadas por Abraham Salazar y elementos de diseño gráfico y fotográfico de las otras artistas, para lo cual recibimos el Premio de Acción Social de Sociologists for Women in Society, SWS (2018).

 

En base a esta investigación, se han publicado: 

También se han realizado una serie de presentaciones relativas al proyecto como: 

 - Ver la bibliografía utilizada para desarrollar el proyecto -

SALUD Y MIGRACIÓN